10 Beneficios del Drenaje Linfático

El drenaje linfático consiste en un masaje con movimientos suaves, el cual es mantenido a un ritmo lento para evitar la rotura de los vasos linfáticos. Este tiene como objetivo estimular y facilitar el paso de la linfa por el sistema circulatorio. 

La linfa es un líquido que circula por el cuerpo y limpia la sangre de impurezas, desempeñando su papel inmunitario junto con los anticuerpos de la sangre; no obstante, la linfa puede acumularse en exceso en los tejidos, pudiendo causar en ciertos casos hinchazón y dolor. 

  1. Combatir la hinchazón
    El drenaje linfático favorece a la reducción de la hinchazón y de la retención de líquidos, pues a través de los masajes ayuda a drenar líquidos y toxinas hasta los ganglios linfáticos, facilitando su eliminación.
  2. Combatir la celulitis
    Puesto que la retención de líquidos contribuye a la formación de celulitis, al promover la eliminación de los líquidos es posible combatir también esta condición. No obstante, es recomendado asociar otros métodos para que su eliminación sea más eficaz.
  3. Ayudar a la recuperación de lesiones
    El drenaje linfático contribuye a la recuperación de lesiones musculares y articulares, pues favorece la tonificación de los músculos y promueve la oxigenación de los tejidos.
  4. Favorecer la cicatrización
    El drenaje linfático ayuda a reducir el edema y a mejorar la irrigación sanguínea, lo que contribuye a una cicatrización más rápida de los tejidos.
  5. Reducir hematomas
    Además de acelerar la cicatrización, la reducción del edema y el aumento de la circulación sanguínea promovidos por el drenaje linfático contribuyen a reducir hematomas.
  6. Mejorar la circulación sanguínea
    El drenaje linfático estimula la microcirculación y reduce la hinchazón, lo que contribuye a mejorar la circulación sanguínea, reduciendo la sensación de piernas pesadas y evitando el surgimiento de arañas vasculares.
  7. Oxigenar los tejidos
    La activación de la microcirculación y la eliminación de líquidos promovida por el drenaje linfático contribuye a una oxigenación más eficiente de los tejidos, puesto que el oxígeno llega de forma más fácil a las células.
  8. Eliminar toxinas
    El sistema linfático ayuda al organismo a eliminar toxinas, por lo que el drenaje linfático, al promover el transporte de los líquidos hacia los ganglios linfáticos, hace que este proceso sea más eficaz.
  9. Mejorar la autoestima
    Al reducir la retención de líquidos, el drenaje linfático ayuda a moldear el cuerpo, haciendo que la persona sienta más confianza con su cuerpo y mejorando la autoestima y la calidad de vida.
  10. Prevenir adherencias de cicatrices después de una cirugía plástica
    El drenaje linfático favorece a la regeneración organizada de las fibras, evitando que la cicatriz se adhiera.

Este tratamiento debe ser aplicado por un profesional competente que sepa ejecutar las técnicas de forma correcta. Las maniobras que pueden ser usadas incluyen: movimientos circulatorios con los dedos, círculos con el pulgar, presión y deslizamiento en forma de brazalete o movimientos de bombeo. El drenaje puede ser realizado en todo el cuerpo o solo en un área de tratamiento, dependiendo de la necesidad que la persona presente.

Fuente: www.tuasaude.com