¿Quieres tener un mejor rendimiento físico o disminuir el cansancio después de una intensa jornada? Entonces el masaje deportivo es para ti: consiste en una serie de fricciones, estiramientos, amasamientos o vibraciones con un efecto estimulante o analgésico, que además de mejorar el rendimiento ayuda a prevenir lesiones.

Existen beneficios si lo realizas antes de la actividad física, como activar la circulación sanguínea o realinear las fibras favoreciendo la elasticidad muscular. También lo puedes realizar después del ejercicio: para disminuir la fatiga acumulada o ayudar a la recuperación del cuerpo para la próxima actividad. Por si fuera poco, el masaje deportivo favorece la concentración, la introspección y el estado anímico del deportista.

Tiene distintos efectos dependiendo si es preparatorio, de recuperación o de mantenimiento.

Efectos en el masaje preparatorio:

  • Aumento de la temperatura muscular.
  • Aumento de la circulación sanguínea.
  • Aumento de elasticidad.

Efectos en el masaje de recuperación:

  • Actúa en músculos hipertónicos y fatigados.
  • Disminuye contracturas.
  • Facilita la eliminación de desechos.

Efectos en el masaje de mantenimiento:

  • Mantiene la elasticidad.
  • Elimina la fatiga muscular.
  • Mantiene el equilibrio muscular.

El masaje es una de las técnicas fisioterapéuticas más recomendables para deportistas ocasionales o de alto rendimiento. Es muy importante usar adecuadamente ungüentos, cremas o aceites para efectos analgésicos o desinflamatorios. Por ejemplo, aceite de romero, aceite de manzanilla, crema de árnica, crema de mentol o glicerina con alcohol.

Cada masaje varía dependiendo del deporte que se practica, pues los músculos trabajan de manera distinta ya se trate de flexibilidad, resistencia, fuerza o velocidad. Si vas a realizar un masaje deportivo te recomendamos modular ritmo, velocidad y profundidad en función de tu objetivo. En Hela Spa contamos con terapeutas capacitadas en masajes deportivos. ¡Acércate a nosotros, tu cuerpo te lo agradecerá!