Marcas de guerra

Estamos hablando de las estrías. Sabes que las tienes alrededor del cuerpo por distintas razones: un aumento o disminución de peso, embarazo, crecimiento, etc.

La realidad es que su origen es simple, es la ruptura de colágeno visible. Cuando son recientes son de color rosado y después de un tiempo se tornan blancuzcas. Las que son moradas son aquellas que tienen circulación sanguínea. Éstas son las más fáciles de desaparecer.

Algunas personas las portan como “rayas de tigre” y otras como una marca que hace que sientan inseguridad acerca de su cuerpo. Sin entrar en detalle en cuál sea tu caso, te damos distintos tips para que tu piel luzca más pareja y suave, así como remedios para disminuir su notoriedad.

-Aceite de Rosa Mosqueta: Puedes aplicar algunas gotas directamente a las estrías o la puedes mezclar con tu crema habitual.

-Aceite de almendras dulces: Éste presume de tener mucha vitamina E que ayuda a la elasticidad y textura de la piel.

-Jugo de limón: Se puede poner, sin necesidad de diluirlo, directamente sobre la piel. Éste es rico en vitamina C que ayuda a la producción de colágeno y, por lo tanto, en la apariencia de la piel.

-Aceite de coco: Se considera con propiedades calmantes y por eso se utiliza mucho en distintos masajes. Éste previene y reduce las estrías. Puedes utilizarlo en su estado líquido o sólido.

-Gel de aloe vera: Por su alto contenido en vitamina C y D es muy bueno para el tratamiento de las estrías. Cada mañana aplica el gel de manera circular por el área afectada asegurándote de que se absorba bien.

-Aceite de linaza: Éste es rico en ácidos grasos omega 3 al igual que promueve la producción de colágeno en la piel. Consérvalo en el refrigerador y aplícalo masajeando la piel afectada.

Sé constante y notarás los cambios. No te olvides de consentirte con nosotros. ¡Llámanos, te estamos esperando!