Palabras humectadas

El cuidar tus labios no significa usar palabras bonitas, sino tomar conciencia de la piel tan sensible de la que están compuestos. Ésta no tiene ningún tipo de defensa contra los rayos UV, la piel es extremadamente delgada y no poseen glándulas que los humecten. Lo único que logra humedecerlos es la saliva. Sin embargo, por sus propiedades salinas, los labios terminan secos y agrietados.

La señal de que tienes labios sanos es que estén suaves y con volumen. Algunos especialistas los comparan con las esponjas debido a que, si están hidratados, éstos van a absorber más agua y van a tener mucho más volumen que cuando están secos.

Para lograr esto, en Hela te recomendamos lo siguiente:

-No pases la lengua por tus labios.

-Exfólialos. Esta recomendación en específico tiene que tomarse con mucho cuidado, puesto que, aunque es bueno para quitar la piel muerta, hacerlo demasiado seguido puede lastimar tu piel. Realiza esto de una a dos veces cada quince días con un poquito de azúcar y aceite de oliva.

-Mantente hidratado tomando mucha agua.

-Usa algún protector labial que contenga aceite de coco, jojoba o cera de abeja.

Con estos consejos tendrás unos labios voluminosos y suaves. Busca también nuestro Tratamiento Hidratante para Labios en Hela, que los exfolia quitando las células muertas y los hidrata.  ¡Online!