Una alimentación limpia fortalece nuestro sistema inmunitario y nos ayuda prevenir resfriados en los meses fríos. Algunos hábitos y alimentos son claves.

Aumentar las defensas de nuestro organismo se pone al principio de nuestra lista de prioridades con la llegada del otoño. Debemos reforzar nuestro sistema inmunológico para asegurarnos que afrontamos con fuerzas suficientes el cambio de temperaturas y el frío del invierno.

En esta época del año pueden bajarnos las defensas debido al estrés, los cambios frío-calor repentinos, las lluvias y los pies mojados. Mantener una alimentación limpia ayudará a nuestro sistema inmune en sus batallas y a evitar posibles resfriados.

ALIMENTOS PARA PREVENIR LOS RESFRIADOS
Es habitual que para aumentar nuestras defensas recurramos a los suplementos vitamínicos o a otro tipo de medicamentos. Pero hay que tener en cuenta que podemos poner a punto nuestras defensas de forma natural, con una alimentación bien variada, y escogiendo alimentos con micronutrientes que nos ayuden a subir los glóbulos blancos, fortaleciendo nuestro sistema inmunológico.

Les hemos preparado una lista de alimentos que reforzarán el sistema inmune y les ayudarán a subir los glóbulos blancos:

Vitamina C: los cítricos (limón, naranja, pomelo), las coles (brócoli, kale, coliflor), las hojas verdes, los kiwis, los frutos silvestres.
Carotenos: los encontraremos en vegetales de colores rojo, naranja, amarillo y verde intenso sobre todo como la col kale, espinacas, pimientos, zanahorias y calabazas.
Flavonoides: que encontremos en alimentos como los pimientos, el chocolate, las coles de Bruselas, espinacas y ajo.
Zinc: chocolate negro, pipas de calabaza, semillas de sésamo o tahini.
Selenio: pipas de calabaza, nueces de Brasil, arroz integral o avena.
Ácidos Grasos Esenciales (Omega-3): chía, semillas de cáñamo, nueces, semillas de lino o algas.
Probióticos: si tu flora intestinal está equilibrada tu sistema inmune se fortalecerá. Alimentos como el chucrut, kimchi, el té kombucha o kéfir de agua.
Evita azúcares refinados, ya que estos debilitan el organismo.
Reduce tu exposición a toxinas consumiendo productos ecológicos y eliminando los procesados. Si tu cuerpo debe gastar energía procesando estás toxinas, le quedará menos para batallar contra los gérmenes.
¡SUBE LA TEMPERATURA!
Algunas hierbas y especias tienen un efecto termogénico dentro del cuerpo, esto quiere decir que sube la temperatura interna, estimula la circulación sanguínea y acelera el metabolismo, tres factores que afectan positivamente al sistema inmune y que pueden ayudarte a combatir los resfriados si los añades a menudo en tus platos o infusiones.

Equinacea
Cúrcuma
Pimienta de Cayena
Canela
Jengibre
Cardamomo
Clavo


Pero no debemos olvidar otros pilares igual de importantes para reforzar nuestras defensas como son el ejercicio físico y el bienestar emocional, pues son parte esencial para que nuestro sistema inmunológico funcione correctamente.

Fuente: https://www.cuerpomente.com/